Se reunieron los dioses en Teotihuacan/ Teteo mocentlalique in Teotihuacan

Somos la guerra convertida en discreta hecatombe.

Hoy damos la orden de actuar silenciosamente,

una orden siniestra que a todo contrincante aniquile.

Nuestra orden sólo es legible entre flores,

destellos de rojo espeso y cruento. La guerra florece,

es guerra florida.

Hemos sembrado la tierra con órdenes de guerra.

Huitzilopochtli a dispuesto

un nuevo batallón de infantería.

Oración a Tezcatlipoca en tiempos de peste / In Tezcatlipoca itlatlatlauhatiliz in icuac cocoliztli motecaya

Señor Nuestro, Dueño del Cerca y del Junto. Y en verdad se inflaman, disfrutan, se acrecientan, se regocijan, el palo, la piedra, tu enojo, tu disgusto. De verdad se establece el humo, se establece la quemazón. Los has puesto, junto los has llegado, a su lado, sobre el pueblo los has esparcido, los has hecho caer, como el rocío de la caña. Y así les has puesto junto el castigo, el agua helada, las ortigas, los colmillos torcidos. ¿Tal vez ya no hay más, será esto todo? ¿Será ya así? ¿No aflojará ya la enfermedad, el palo, la piedra? ¿No se volverá ya tu enojo, tu ira? ¿Se dispuso allá encima de nosotros, en la región de los muertos, acaso se dijo? ¿Acaso en verdad ahora para siempre habrá oscuridad? ¿Ya no mirarás hacia atrás a tu pueblo?

Canto a Xipe Tótec Yohualahuana / Xippe icuic Totec Yohualahuana

La noche se embriaga aquí.

¿Por qué te hacías desdeñoso?

¡Inmólate ya,

ropaje de oro revístete!

Mi dios lleva a cuestas esmeraldas de agua:

por medio del acueducto en su descenso.

Savino de plumas de quetzal,

verde serpiente de turquesas,

me ha hecho mercedes.

Que yo me deleite,

que no perezca.

Los cinco Soles / Macuiltonatiuh

Sucedió que durante él llovió fuego,

los que en él vivían se quemaron.

Y durante él llovió también arena.

Y decían que en él

llovieron las piedrezuelas que vemos,

que hirvió la piedra tezontle

y que ententes se enrojecieron los peñascos.

Entonces fue cuando iluminó,

cuando amaneció,

el Sol de Movimiento que ahora existe.

Es éste el Quinto Sol que se cimentó.

En él habrá movimientos de tierra,

en él habrá hambres; así perderemos.

Este Sol, su nombre 4-Movimiento,

éste es nuestro Sol,

en el que vivimos ahora,

y aquí está su señal,

como cayó en el fuego el Sol,

en el fogón divino,

allá en Teotihuacan.

Nuestro príncipe, 1-Caña Quetzalcóalt / In Topiltzin in Ce Acalt Quetzalcoalt:

A la orilla de las aguas celestes.

Tomó sus atavíos,

se puso sus insignias de plumas,

su máscara de turquesas.

Y cuando se hubo ataviado,

entonces se prendió fuego así mismo.

 

Comenta utilizando tu cuenta facebook

Comenta utilizando tu cuenta facebook