EL ARCHIVO Y LA OBRA. Los Ingrávidos

  • By
  • 2 years ago

Tryptich (México, 2015) Nicole Brenez, la teórica del cine militante y experimental, lo dijo claro: “No puede haber revolución política si no hay revolución formal”. Usando una cámara de fotografías de bajo coste, el colectivo mexicano Los ingrávidos hace cierta la frase de Brenez con un cortometraje en el punto exacto donde la poesía se da la mano con la política. Gonzalo de Pedro

Impresiones para una máquina de luz y sonido (México, 2014) es una potente intervención en la percepción audiovisual. Una voz y un celuloide bastan para proyectar una alegoría de la devastación. Con esta obra audiovisual, el Colectivo los ingrávidos consigue, una vez más, desarticular la estructura de una narrativa audiovisual «tradicional», con una propuesta inquietante que replantea la relación entre imágenes y sonidos de manera sobrecogedora. Mónica Corona Quiñones

En una primera lectura, el término ingrávidos remite a lo ligero, a lo liviano y hasta superficial. Pero desde otra perspectiva, ingrávidos tiene también una carga más enigmática, donde alude a lo fantasmal, a las ánimas que flotan cerca nuestro y alteran nuestras emociones con su insinuante presencia, aunque el encuentro físico con ellos sea imposible.

De ahí que no sea casual que el colectivo Los Ingrávidos haya nacido en internet, ese espacio quimérico y concreto a la vez. Ahí han instalado sus bases para actuar como terroristas culturales realizando más de un centenar de obras en apenas dos años y subiéndolas a su canal de vimeo. Son películas que embelesan por su evidente sensualidad y, sobre todo, por su directa interpelación al lenguaje cinematográfico tradicional. “Los Ingrávidos” evidencian el compromiso que tiene el cine de intervención con la autorreflexión fílmica: ¿Por qué crear imágenes? ¿Cómo crearlas y con qué fin? Sus últimas piezas relacionadas con Ayotzinapa y los estudiantes desaparecidos son una muestra de un cine que cuestiona el discurso político oficial a la vez que propone senderos estéticos cercanos a la vanguardia, recorriendo un abanico formal donde pasamos de la íntervención directa, instantánea y casi panfletaria, a investigaciones formales más rigurosas pero no por ello menos riesgosas.

Los Ingrávidos, espíritus lúdicos y juiciosos a la vez, llegan a Pasajes de Cine para discutir sobre México, el cine resistente, sus dispositivos y las nuevas propuestas. Es decir, sobre la memoria, finalmente.

Fernando Vilchez.
http://www.pasajesdecine.com/

Comenta utilizando tu cuenta facebook

Comenta utilizando tu cuenta facebook